¿Tu hijo tiene Síndrome de Down?

En México, se calcula que existen aproximadamente 250 mil personas con Síndrome de Down. Con tratamientos especiales, su esperanza de vida es de 55 años aproximadamente.

Claves para estimular y apoyar a un bebé Down:

1. Acoplamiento. En el primer mes hay que acariciarlo, hablarle, tenerlo en brazos. En ocasiones, se tiende a pensar que estos niños se parecen mucho entre ellos, pero en realidad “se parecen mucho más a sus familias”, asegura la Guía para padres y madres de DownEspaña.

2. Ambiente estimulante. Muchos estudios han demostrado que mientras mayor sea la estimulación durante las primeras etapas del desarrollo del niño, mayor será la probabilidad de que este llegue a desarrollarse dentro de sus máximas posibilidades.

3. Cuidados. Los niños con Síndrome de Down deben crecer en un ambiente normalizado. En este sentido, una de las primeras decisiones es la elección de guardería, la cual favorece la socialización, la tolerancia y la convivencia, y facilita la imitación de conductas, “siendo ésta la base de la inteligencia”.

4. Emociones y percepciones. Es importante estimular los sentidos del bebé con entornos ricos en colores y formas, canciones, juguetes y objetos de diferentes texturas, sabores y olores.

5. Educación. Durante la etapa de crecimiento habrá que atender su salud y educación, principalmente, pero también es muy importante la estimulación para favorecer la integración.

Nunca se deben olvidar las obligaciones de los menores, hay que evitar caer en la tentación de hacer las cosas por ellos y las exigencias han de ser proporcionales a su capacidad de atenderlas.

En última instancia, la educación de una persona con Síndrome de Downdebe fomentar su autonomía. Un aspecto básico para ello es permitir que tomen sus propias decisiones.
Hay que facilitarles los medios oportunos, valorar su esfuerzo, aconsejarles pero no decidir por ellos y provocar situaciones que les obliguen a tener iniciativa.