Cómo premiar a tu perro sin equivocarte

Los primeros meses de vida son claves

Un perro tiene mayor capacidad para aprender en los primeros meses de vida. Cuanto mayor sea, más complicado será manejarle y hacerle acatar las normas básicas de convivencia . Hay que intentar comprender cómo piensa el perro. Él no entiende de reglas y de normas. No sabe qué son, ni para qué sirven.

Un aspecto importante para que el perro esté bien educado y no se planteen problemas de convivencia es dejar claro que el animal ocupa el último lugar en la jerarquía familiar. Si hay niños en casa, los mayores deben supervisar sus acciones con el perro. De esta manera, se evitan conflictos y se consigue que el animal comprenda que hay un jefe que marca la pauta para todos.

Cómo se riñe al perro

El castigo físico nunca se debe usar, porque se crea en el animal miedo e inseguridad. Las regañinas no deben ir acompañadas de violencia y deben producirse lo menos posible. Hay que reñir al perro de pié, como forma de reforzar la posición jerárquica superior de los dueños. Se le puede aplicar presión en el cuello con la mano, para que el perro se mantenga sentado mientras se le riñe de manera verbal.

La mejor manera de conseguir los objetivos propuestos en cuanto a la educación del perro es tener: constancia, paciencia y, dejar claro quien manda, con firmeza, justicia y flexibilidad.