CUANDO LA DEPRESIÓN INVADE

cols-depre

Por: Brenda de Jesús

La depresión llega y entonces la vida se ve invadida por ella, es como si se posicionara encima de quien la padece, no lo deja mover ni respirar, si acaso lo deja pestañear para sumirlo en constantes sueños profundos, que sobrevienen para evadir aquello de lo que se quiere escapar. Estar deprimido es estar fuera de tiempo, parece ser un esfuerzo desgarrador por regresarse al pasado, por intentar revivir o reconstruir lo que ya sucedió, los tiempos que se han quedado atrás no volverán y el presente corre, junto con el tiempo que se va como agua imposible de recuperar.

 

Es muy fácil decirle a quien está deprimido-reprimido “échale ganas” “tú puedes” “vas a salir adelante”, su vitalidad está oprimida sólo vive porque se encuentra en la vida, pero los motivos para estar en ella han desaparecido, las metas y objetivos son algo que se encuentran lejos, fuera de la mirada, no hay una visualización al futuro, no se alcanza a mirar hasta allá, está instalado en algún momento de su vida, por alguna perdida, situaciones incómodas, desaprobaciones, desigualdad, discriminación y podrían ser muchas cosas más.

 

Una palmadita en la espalda puede ser de gran ayuda, hace sentir compañía y sostiene la existencia, es decir el que se encuentra deprimido ya no está solo, aunque no hable con esa compañía, con esa persona que se encuentra a su lado, él ya no será el mismo que cuando está solo, habrá reacciones favorables que lo harán mencionar alguna palabra o algún gesto, hasta un simple y ligero movimiento, esto significa que el acompañamiento puede ser terapéutico y paso a paso puede ir reinsertando al enfermo a una vida socialmente activa.

 

Check Also

Armonía mental

  La  armonía dicen aquellos sabios que se presenta en la vida de las personas …